Es una gran alegría recibirlos en nuestra casa, la casa del Padre Celestial, nosotros los Pastores y todos los integrantes de nuestro Ministerio, damos una cordial bienvenida al pueblo de Dios.  El anhelo de nuestro corazón desde su llegada, es fraternal; para que puedan sentir la gracia de Dios que vivimos; manifestando, estableciendo y extendiendo el reino de Dios en la tierra. Recuerda que tu casa es el templo y su corazón el altar de Dios.
 

“Unete con nosotros y recibirás una palabra que transformara tu vida”

Ponte en contacto!